Dejar la administración de redes en manos de terceros disminuye probabilidades de que empresas sufran daños por ataques informáticos