Inteligencia artificial aplicada a los negocios evita que empresas experimenten problemas informáticos que paralicen su operación