Problemas tecnológicos pueden generar cierre parcial o total de las operaciones de las compañías